Agosto de 1992

December 14, 2013

Recuerdo aquel día de verano como si fuera ayer. Agosto de 1992. Yo era vigilante de la playa, sí, como Pamela Anderson, pero sin el flotador incorporado, ¿saben? Yo era más bien como el otro, este del coche fantástico, David Júserfol, no sé si sabrán quién digo, que yo he visto mucha tele.
 
El caso es que recuerdo perfectamente ese día. Martes 11. Imagínense la estampa: guiris tostados, familias domingueras, sombrillas que se vuelan al viento y niños haciendo castilletes en la arena. Lo típico para las fechas. Y uno estaba pues haciendo su trabajo, ya saben: ver tías buenas, ponerse morenito, tomar una Coca-Cola, darse un baño… Y vigilar, claro. Vigilar a la gente mientras te apartas a las niñas de 15 años que se derriten por tus abdominales. Pobres. Aunque no vean, alguna… Bueno eso, ya saben a lo que me refiero, ¿no?
 
Como decía, caía toda la solana. Virgen santa, qué calor hacía. A mí ya me entraban las urgencias típicas de después de comer, que yo para eso soy como un reloj. Lo que pasa es que los baños de la caseta son un ascazo que no vean. Y no me apetecía nada, pero... En fin. A lo que iba: la gente se estaba bañando -así, sin hacer la digestión ni nada- cuando de repente, pero así de repente, ¿no va una tía loca y empieza a echar a todos los bañistas del agua? Para haberlo visto, eh. Santo Dios. Y qué quieren que les diga, yo pues asumí mi autoridad. Entiéndanlo, hay momentos en la vida en los que hay que obrar de manera consecuente, y cuando tienes que proteger a los turistas de las mujeres locas que les echan del mar, pues ya saben, hay que responder y estar a la altura de las circunstancias. Me enfundé mi camiseta roja (me estaba un poco pequeña y me daba un aire todavía más imponente, sí, todavía más, créanselo) y fui hacia la orilla. Ni el Júserjol este ni el mismísimo Chanquete lo habrían hecho mejor.
 
Me acerqué a la loca que estaba echando a la gente del mar, y muy seriamente -y a la vez encantador, claro- le dije 'perdone monada, ¿se puede saber qué hace?'.
 
Me dejó loco. Se giró y me miró con unos ojos tan brillantes que ríanse de los del Gollum o el gatito de Shrek. De verdad, me quedé a cuadros. ¿Pues no va la tía loca y me dice que es su cumpleaños y que su novio le ha regalado el mar?

 

Please reload

August 28, 2017

December 20, 2016

November 2, 2016

October 3, 2016

March 31, 2015

March 1, 2015

February 20, 2015

February 26, 2014

February 1, 2014

January 5, 2014

January 1, 2014

December 25, 2013

December 23, 2013

December 22, 2013

December 14, 2013

Please reload

Please reload

  • Wix Twitter page
  • LinkedIn App Icon
  • Instagram App Icon
  • Pinterest App Icon
  • Wix Google+ page

Background: Photo by Javier García Toni. © 2020

© 2020 Javier García Toni. Todos los derechos reservados